22 enero 2018

La foto de los 11 trabajadores sentados en la viga a 240 metros de altura.-

Seguro que ya has visto la foto en algún sitio, en un libro, en un documental, en una recopilación de capturas por internet o en alguna tienda a la venta en formato póster.

Sin embargo, son pocas personas las que conocen la historia que hay detrás de esta fotografía que desafiaba a la muerte... había truco.

La primera idea equivocada, es que la foto la tomó Lewis Hine en 1932 en el Empire State Building, cuando lo estaban construyendo, pero esto no es correcto.

Se tomó el 20 de septiembre de 1932, cuando la Gran Depresión estaba en todo su apogeo. La imagen fue publicada por primera vez en el New York Herald-Tribune el 2 de octubre de 1932, su ubicación exacta era el 30 Rockefeller Center.




Mucha gente pensaba que fue Hine en el Empire State Building porque por esas fechas estaba documentada la construcción del mítico rascacielos. Además por la época, se pueden observar muchas similitudes en ambas construcciones.


El New York Times, publicó un reportaje hace un tiempo y llegó a la conclusión de que en realidad, nadie sabía quién echó la foto. De cualquier manera, Ebbets era una opción bastante lógica, pues fue nombrado Director Fotográfico para el desarrollo del Rockefeller Center en 1932, el mismo año en el que se tomó la instantánea.

Los archivos del Rockefeller, denominan al fotógrafo de la famosa imagen como "desconocido", quién fuera tuvo que desafiar la muerte para hacerla; lo mismo que los trabajadores que quedaron inmortalizados.


En la foto de arriba, se puede ver como el fotógrafo tuvo que llevar las placas de vidrio para la cámara en una funda de cuero en la espalda. Eso significaba tener que cambiarlas a cientos de metros del suelo, sobre una viga de acero.


Se sabe con certeza que fue tomada en el piso 69 del edificio, a 240 metros de altura, hacia el final de la construcción. Además (y aquí está el truco), unos metros más abajo tenían un piso totalmente terminado, (como si caerse en un suelo de hormigón fuera hacerlo en paja).

No hay nada casual en la instantánea, los trabajadores se comportan como si estuvieran almorzando con las mejores vistas de la ciudad, pero en realidad la imagen era una puesta en escena para promocionar propiedades inmobiliarias.



O sea, que estos tipos arriesgaron sus vidas para ganar un dinero extra para sus familias, en el momento de la Gran Depresión. Once trabajadores (igual eran modelos, ya no me fío) de los 250.000 que participaron de la construcción del Rockefeller Center, (cómo han sabido darle vidilla al tocho con una sola foto, porque siempre hablan de lo mismo).

Ná, esta es la original:


Vaya... otra desilusión como lo de Stonehenge, la historia entera es una falsa.

Es una de las imágenes más explotadas comercialmente junto a las de Audrey Hepbrun.


Ah no, espera!! Que esa es la Campos!! Esta es la de verdad:

No hay comentarios:

Publicar un comentario