28 enero 2018

Emilio Botín asesinado por el amante de su hija.-

Emilio Botín fue asesinado por el narcotraficante Jesús Samper, amante de su hija Ana Patricia, que es la actual presidenta del Banco de Santander:


Que Emilio Botín fue asesinado, es lo que dice la querella presentada en el Juzgado Central de Instrucción nº 1 de Madrid:


Ningún medio de manipulación de masas español, ni la prensa, ni la radio ni la televisión se han hecho eco de la noticia. Han rodeado la muerte de un gran silencio en torno a lo que ocurre alrededor del Banco Santander.

Los dineros que la entidad de los Botín gastan en anuncios publicitarios, acallan a los medios. Son muchas las operaciones bancarias que los grandes grupos de comunicación mantienen con el Santander. Ya lo dice el refrán, "que nadie muerde la mano que le da de comer".

Emilio Botín no falleció de un infarto en su casa de Somosaguas, sino que fue asesinado en su despacho de la presidencia del Banco Santander. Esa es la afirmación que se recoge en la querella presentada en el Juzgado.

La actual presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, (la hija del asesinado) y su madre, son encubridoras e inductoras del asesinato de Emilio Botín, que fue llevado a cabo por el narco Jesús Samper Gaviria y los responsables de seguridad del Banco: Carlos Rubio, Carlos Martínez y José Manuel García Entrena. Que están también querellados.

La querella la tuvo encima de su mesa un conocido director de uno de los tres periódicos digitales más importantes de España y no pudo publicarla, el hombre quiso, pero... no lo dejaron.

Las conexiones con el Banco Santander, pudieron más que su ambición periodística de sacar a la luz la verdad.

La querella está representada por Carlos Javier Sánchez-Seco Vivar:


La querella dice que Jesús Samper es un narcotraficante colombiano y amante desde hace años de Ana Patricia Botín.

Botín, se había trasladado con su amante, María Sánchez del Corral a Italia a ver el Gran Premio de Fórmula1, una pasión por el motor que patrocinaba con mucho dinero y que compartía con la mujer de su vida (que no era precisamente su esposa).

También compartía el abuelo con su amante trabajo, pues era Directora de Marketing Corporativo y Marca, pensaba llevarla a los altares unos meses después. Ya se lo había dicho a su mujer y hasta tenía preparado el listado de bienes a dividir. Se lo había comunicado también a sus hijos.

Paloma O`shea, (su esposa) y Ana Patricia Botín (la hija a quién no quería ni por asomo como heredera), decidieron matarlo.

Esposa de Emilio Botín:


La amante de Emilio Botín:


En Boadilla del Monte (Madrid), era donde Emilio Botín tenía su despacho, junto a él, un lujoso apartamento. Allí fue donde lo mataron tres hombres: el amante de su hija, (Jesús Samper, el narco colombiano), y dos más encargados de la seguridad.

El complejo que tiene el Santander en Boadilla, está dotado de mejores y mayores medidas de seguridad que la embajada de los EEUU de la calle Serrano. No fue necesario desactivar ninguna alarma. Los responsables del asesinato del viejo eran los propios responsables de seguridad de la entidad financiera.

Ana Patricia, la hija:


Lo agarraron por detrás y le inyectaron en el cuello una dosis mortal de necesidad (no se sabe de que). Y allí se quedó, tendido en el suelo, mientras el narco Samper, llamaba a su amante y le daba la noticia que esperaba: "Ya está. He matado a tu padre". Ana Botín sin despeinarse, cogía un vuelo en jet privado con dirección a Madrid y desde el avión, daba órdenes por teléfono para que a su llegada, en la sala contigua de donde estaba el cadáver, se produjera el anómalo nombramiento de ella como presidenta del Banco.

Todo esto también lo cuenta la querella, aportando todo lujo de detalles, que son del conocimiento del titular del Juzgado Central de Instrucción nº 1 de Madrid.

Emilio Botín, quería a toda costa que su hijo Javier le sucediera en el cargo, a su hija Ana Patricia no podía ni verla. De hecho, harto de los deslices extramatrimoniales de su hija, ordenó a Jesús Samper que se marchara de España y que se dedicara a sus negocios.

La familia Botín y su imperio financiero, han estado relacionados desde siempre con la financiación ilegal y el blanqueo de dinero procedente del narcotráfico.


A finales de los 90, se hizo la conocida "Operación Casablanca", era una investigación policial que permitió a las autoridades norteamericanas, desmantelar una red de blanqueo de dinero procedente del tráfico de drogas, ahí se estableció por primera vez una relación probada entre el narcotráfico que procedía de los cárteles mexicanos, con varias entidades bancarias. El nombre del Banco Santander fue de los primeros en salir a la palestra junto a otros bancos mexicanos como: Bancomer, Confía y Serafín.

Las investigaciones de la "Operación Casablanca", duraron más de tres años y pusieron al descubierto la mayor trama de blanqueo de dinero por narcotráfico conocida hasta el momento, (hay que ser hipócritas, cuando ya se sabe que una de las mayores fuentes de financiación del gobierno americano es la droga).

La actual presidenta del Santander, nunca ha dejado de andar metida en líos relacionados con el blanqueo de dinero procedente del narcotráfico, (por algo se echó un novio traficante).

La Audiencia Nacional investiga al Banco de Santander por presunto blanqueo de dinero relacionado con la "Lista Falciani".

De hecho, el titular del Juzgado Central de Instrucción nº 5 de la Audiencia Nacional, José de la Mata, conforme a la información obtenida por la llamada "Lista Falciani", ordenó en su día el registro de la Ciudad Financiera del Banco de Santander en Boadilla del Monte, justo el mismo lugar donde mataron a Emilio Botín.

El juez de la Mata, investigó la colaboración entre el Banco de Santander y el británico HSBC, con la sospecha de que el capital viajaba de Suiza a España.


También el Santander fue investigado por Hacienda, una investigación que los abogados de los Botín entienden como prescrita, por tratarse de operaciones del año 2007. Los agentes de la Guardia Civil estuvieron varias horas practicando un registro en la central del Banco Santander de Boadilla del Monte.

También se supo que la familia Botín, había ocultado en Suiza, más de 2.000 millones de euros, pero todo se solventó con el pago de una multa y pelillos a la mar.

El Bloomberg Markets Magazine, reveló la existencia de aviones que transportaban hasta 22 toneladas de cocaína, que fue comprada con fondos opacos procedentes de algunas entidades bancarias, entre ellas estaba por supuesto el Banco Santander.

Según el autor del reportaje, Michael Smith, los bancos de EEUU, México y la Unión Europea, habían permitido que a través de sus cuentas, los narcotraficantes mexicanos movieran al menos 39.000 millones de dólares en los últimos años.

Aunque la familia Botín no se sulfura por nada; si no se sulfuró la hija del muerto para celebrar un consejo de administración, justo al lado de donde su padre había sido asesinado unas horas antes.

Que miedo dan:


Los Botín están muy acostumbrados a acumular multas. La Sala II del Tribunal Supremo, confirmó la sanción de un millón de euros (eso para ellos es nada), en el 2015, por el Consejo de Ministros al Banco Santander, por una falta muy grave prevista en la ley de prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

El Banco Santander se ha hecho grande a base de sucesivos incumplimientos. Esto también lo dice el Tribunal Supremo: "En el presente supuesto, no podemos hablar de un incumplimiento ocasional, porque se han detectado 601 incumplimientos ocasionales, (225 en ingresos de cheques, 10 en cobros de cheques, 349 en ingresos en efectivo y 17 transferencias)".

Vamos, que estos incumplen las normativas más veces de las que las cumplen. Particularmente en los ingresos en efectivo, que se analiza una muestra de 350 operaciones y en 349 de ellas, no se tiene la documentación perceptiva.

Esto sigue diciendo el Tribunal Supremo respecto al Banco Santander: "La muestra son de 602 operaciones, por un importe de 60 millones de euros, por lo que no puede decirse que sea irrelevante".

Y ahora no voy a hablar de los negocios del Santander en Panamá y otros paraísos fiscales; ni de sociedades pantalla.

Y por qué será que no me sorprende?? está todo tan corrompido...

1 comentario:

  1. Espero que esta tipa y todos sus cómplices acaben en el agujero más profundo de la Tierra.

    ResponderEliminar